CAPÍTULO 12+1. A PUPPY LE HA SALIDO UN COMPETIDOR

Todas las agencias vestirían sus mejores galas y, a falta de flashes y alfombra roja, el festival acudía a su 28 aniversario con un vestido largo, gris metalizado, que prometía dejar boquiabierto a más de un gurú. “El Nervión, torrente de creatividad”, “Don Draper se calza una boina” o “Amanece en El Bocho” eran los titulares más socorridos en la florida prensa local. Alfredo, preso de los nervios, apenas había cerrado los ojos y, acompañado de un café solo, repasaba los periódicos en la barra de aquel bar. Bene y Juanjo, por su parte, aguadaban resacosos en la recepción del hotel al que sería el invitado más escurridizo del festival.

– Gracias -dijo Juanjo-.

– Aquí tiene, Señor -dijo aquel botones Sacarino, a la vasca, con una jaula entre sus manos-. Ni Miau ha dicho el pobre gato.

– Es que lo tenemos bien enseñao –se despidió Bene-.

La primavera de 2012 trajo por fin noticias esperanzadoras para Misa de Doce.  Y lo hizo de improvisto. Como todos los días de lluvia, el tráfico de Madrid era imposible y Bene, histérica, devoraba sus uñas en medio de aquel atasco. Semanas después de su conversación con Juan en La Pestisa, el ‘día D’ había llegado. La decisión estaba tomada. Tan solo tenía que ejecutar el plan.

– Buenos días, Alfredo. Ha llegado una carta para ti -dijo con voz controlada al irrumpir en su despacho-. En el remitente pone A-E-A-C-P. Qué raro, ¿no?

– ¿En serio? -gritó Alfredo prescindiendo de toda cortesía-.

– Si, ¿por qué?

Alfredo despertó de su letargo emocional y se la arrebató de las manos, sabiendo que aquel era el golpe de suerte que necesitaba la agencia para dar el gran salto. Había pasado por esto otras veces y creía conocer el significado de aquella misteriosa misiva.

– El Sol, tonta, El Sol, que no te enteras…

Misa de Doce había sido nominada por la Asociación Española de Agencias de Comunicación Publicitaria.

– ¡Calla que leo! -dijo Alfredo sobresaltado-. “Estimado Señor. El jurado del festival… bla, bla, bla… bla, bla, bla… quiere reconocer el atrevimiento que ha exhibido Misa de Doce para sacar adelante la campaña denominada ‘Churchill’s’”, ¡¡¡guau!!!! Y quiere, por ello, invitarle a participar en la XVIII edición de El Sol que tendrá lugar a partir del 31 de mayo, por vez primera, en Bilbao”. ¡¡¡What – the – fuck!!! -concluyó exaltado-.

– No me lo puedo creer… -dijo Bene con un nudo gordiano en la garganta.

– Dice que nos han nominado en la categoría de “Medios no convencionales” y quieren que nos llevemos al Churchill.

– No me lo puedo creer… – repitió ella, todavía bajo los efectos de un Tranquimazin 50 miligramos que no terminaba de mitigar su ansiedad.

– Bene, ¡atiéndeme! Tenemos que encontrar a ese puto gato, ¿me oyes? Llama a la policía, a Sherlock Holmes o a quién quieras. Me la pela -dijo Alfredo con violencia, queriendo provocar la confesión de su compañera-. Pero nos vamos a Bilbao y no podemos ir sin Churchill (…). Parece que al perrito del Guggenheim le ha salido un competidor….

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: